Lección 127: El único amor es el de Dios


Lección 127- El único amor es el de DiosEl amor es uno. No tiene partes separadas ni grados. Ninguna persona o circunstancia puede hacer que cambie. El amor no puede juzgar. Su significado reside en la unicidad.  No hay otro amor que el de Dios. Ningún otro principio puede gobernar donde no hay amor. El amor es una ley que no tiene opuestos. Su plenitud es el poder que mantiene a todas las cosas unidas, el vínculo entre Padre e hijo que hace que ambos sean lo mismo eternamente.

No hay diferencia entre lo que realmente eres y lo que es el amor. El significado del amor es tu propio significado. El único amor es el de Dios. Nada lo limita, por lo que tú eres tan ilimitado como Dios. El amor no se puede encontrar en las tinieblas ni en la muerte.

La práctica de hoy consiste en vislumbrar lo que significa el amor. Dedica hoy quince minutos en dos ocasiones a escaparte de todas las leyes en las que ahora crees. Abre tu mente y descansa. Cualquiera puede escaparse del mundo que parece mantenerte prisionero si deja de atribuirle valor. Deja de otorgarle valor a sus míseras ofrendas y absurdos regalos, y permite que el regalo que Dios te hace los reemplace a todos.

Invoca a Dios con la certeza de que su voz te responderá y pondrá una chispa de verdad en tu mente cada vez que renuncies a una creencia falsa de lo que significa el amor. Hoy dejamos atrás el pasado para no volver a recordarlo.

El mundo que acaba de nacer aún se encuentra en su infancia. Y lo veremos crecer fuerte y saludable, para derramar su bendición sobre los que vengan a desprenderse del mundo que creían enemigo del amor.

No podemos excluir de nuestro amor a ninguna parte de nosotros si queremos conocer a nuestro Ser. Por lo menos tres veces por hora piensa en alguien que te acompaña en esta jornada, y que vino a aprender lo mismo que tú tienes que aprender. Y cuando te venga a la mente, comunícale este mensaje de parte de tu Ser:

Te bendigo con el amor de Dios, que quiero compartir contigo. Quiero aprender que el único amor es el de Dios.