Lección 124: No quiero olvidar que soy una con Dios


Lección 124- No quiero olvidar que soy uno con Dios

Hoy volvemos a dar gracias de que nuestra identidad se encuentre en Dios. No podemos fracasar en nada. Hoy tenemos la certeza del amor de Dios por nosotros, de su protección y su cuidado. Hoy sentimos a Dios en nuestros corazones y vemos únicamente lo amoroso y lo que es digno de amor.

Todos nuestros pensamientos tienen el poder de sanar el sufrimiento en cualquier persona, de tiempos pasados, futuroso presentes. Nos unimos a esta conciencia al decir que somos uno con Dios. Estamos sanos y salvos, y podemos salvar y sanar. Queremos dar lo que hemos recibido, y conservar los regalos que Dios nos dio. Deseamos tener la experiencia de que somos uno con Dios. Al tener esta experiencia el mundo se libera. Y al negar que estamos separados de Dios, el mundo sana junto con nosotros.

Asegura tu paz practicando la conciencia de que eres uno con tu Dios. Dedica media hora en cualquier momento del día al pensamiento de que eres uno con Dios. Ésta es la primera vez que intentamos llevar a cabo una sesión prolongada para la cual no se establecen reglas ni se sugieren palabras especiales con las que dirigir la meditación. Hoy confiaremos en que la voz de Dios nos hablará cuando lo crea oportuno.

Considera esta media hora como el regalo que le haces a Dios, con la certeza de que recibirás a cambio una sensación de amor y felicidad infinitas.

Repite cada hora para tus adentros:

No quiero olvidar que soy una con Dios, en eterna paz y santidad.